El Arte del One-Night-Stand o One-Night-Standing | Historias de Sexo por Zazasex

Sep 26 • Destacado, Portada, zazasex • 1728 Views • No hay comentarios en El Arte del One-Night-Stand o One-Night-Standing | Historias de Sexo por Zazasex

ZAZASEX_LOGO-05@aureliaci via @zazasexmag – zazasex.com/
Con el pasar del tiempo se va volviendo muy común el salir del dogma moralista y las personas se atreven a irse de noche loca. A veces es para curar el despecho, otras para curar un verano intenso. Sea como sea, no hay nada como dominar el arte del One Night Stand.


No es tarea sencilla la de salir a levantarse a un hombre o una mujer que nunca antes has visto en tu vida para usarla, pasarla rico y después quedar como un príncipe o princesa cuando no quieres que se queden a dormir. Es complicado por varias cosas, pero sin duda la más complicada de todas es no saber qué espera o necesita la otra persona.

El One-Night-Standing puede ser un juego peligroso. Por ejemplo, no falta la que acaba de terminar con el novio de mil años y en un ataque de loca peligrosa (favor consultar el zazadiccionario) decide vestirse como Jenny from the block – léase gata ordinaria – y sale a cazar presa ingenua.
Por supuesto, si el plan es irse de one-night-standing es bien tonto irse sola. Por lo que la loca peligrosa armará el combo de igual voltaje a sus hormonas del día: manada de gatas rumberas que tienen más cancha en levantar hombres que las putas de la 15. Ella sabe a lo que va, y entre más mujeres haya en el combo se aumentan las probabilidades de conseguir carnada. ¿Cómo funciona eso? Pues muy fácil, una sirve de carnada, atrae al susodicho, lo deja en el grupo, y las demás atacan. Casual.

one night standingDe ojos gatunos y putifalda, nuestra loca peligrosa llegará con actitud traqueta-dueña-de-bar y pedirá una botella en su honor de mujer liberada para todos los de la mesa. Seguro le bailará como bailarina de video de reggaetón al mesero y no soltará su trago en toda la noche. De pie, luciendo pierna gracias al maxi-cinturón de la noche, escogerá a la amiga más dócil para llevársela a «explorar». Cada una con su trago bien agarrado, y bailando casual mientras caminan como quien no quiere la cosa. De lejos se ven dos mujeres que al parecer van al baño, o buscan su mesa. Pero en realidad estas dos chicas están haciendo scouting con maestría. Mirando aquí y allá, se susurran cosas como si sus vidas fueran perfectas, se ríen a carcajadas y brindan en medio de su caminata.
Cuando por fin encuentra presa, se aseguran de ir y volver a pasar por ahí un par de veces aparentando «estar perdidas». Finalizar el trago es otra que les suele funcionar, abriéndole las puertas al otro para que les invite un drink.

-¿Qué tomas?
-Whiskey. O Güisqui, según la RAE.

Se ríen, tan cómicos, se miran a los ojos, ella se muerde el labio, sigue bailando, le recibe el trago, brindan y que empiece la noche ahora sí.
3 horas y 2 botellas después, la loca peligrosa se ha perdido de su combo y se ha quedado con su primera carnada. El baile ya ha pasado de sensual a descarado, con manos rondando sin permiso por todas partes. Lenguas que se mezclan y luces que se prenden.

-¿Tu casa o la mía?- Ojalá que la de él para..
-La tuya – Joder.

Taxi a la orden, dos borrachos calientes y una dirección en trabalenguas, se dirigen a la casa de la loquilla del día. Gracias a Dios y te importa cinco este hombre porque la casa está patas pa’rriba y no quisieras ni que tu empleada la encontrara así nunca. La ropa que al final no se puso tirada por todos lados y potes de helado vacíos rondando con la cuchara todavía adentro.
La Carnada la desviste mientras están de pie, y ella trata de improvisar y lo lleva a la mesa del comedor. Después de todo, la cama sigue siendo algo íntima como para compartir con.. ¿cómo es que se llamaba? Sesión maratónica de sexo después, ambos tirados en el piso de la sala, sudando y más inconscientes que despiertos. Te has venido 4 veces, pero aún así no puedes dejar de pensar que aún te mueres por el otro y que, aunque el cuerpo la pasó buenísimo, el corazón se quedó igual de vacío que antes. Respirará profundo y buscará su celular con sigilo para llamar un taxi cuanto antes.
Se pone de pie con el maquillaje corrido y el pelo alborotado, para vestirse con la dormer más fea que encuentra en el piso. Una vez vestida, nota que los ojos de la Carnada están dormer s en ella esperando algo más. ¿Arruncharse? No hay posibilidad. Se dará media vuelta, y hará un mini baile de la victoria para celebrar que logro lo que se propuso así eso no le sirviera para nada. Suena el citófono y los ojos de la Carnada se abren de par en par.

-Llegó tu taxi, ¡nos vemos!

Cerrará la puerta de su cuarto y acurrucada en su cama y sus almohadas se irá a dormer. Convencida de que es una artista de primera. Una máster del One-Night-Stand.

sleeping

Post relacionados

Si te gustó este post, déjanos tu comentario que nos encanta leerlos!

« »