Jimena Mendez: La fotografía de calle requiere mucha observación!

Jul 4 • Arte y Fotografía, Destacado, Portada • 1886 Views • No hay comentarios en Jimena Mendez: La fotografía de calle requiere mucha observación!


Nunca es tarde para empezar desde cero, una muy buena lección deja esta nota que les vamos a presentar hoy, ella es Jimena Mendez y con cuarenta años se animó al desafío de seguir aprendiendo y enamorarse de la fotografía. No hace falta ser un erudito para conectarse con el arte y Jimena hace tan sólo 4 años que está en el mundo fotográfico, por supuesto siempre estuvo rodeada de este arte, amigos fotógrafos le enseñaron la base y eso le brindó la valentía para seguir adelante.

“Uno de mis mejores amigos de la vida es fotógrafo también y claro, siempre el tema estuvo presente. Hasta me enseñaba a revelar en su laboratorio casero en la era analógica!”

– Siempre me ha gustado mirar fotografías y cine, que no deja de ser fotografía en movimiento. Pero el salto de pasar de ver a producir mis propias imágenes fue un proceso personal, de búsqueda. Primero como una herramienta de registro del trabajo de campo (yo estudio antropología). Y luego ya abiertamente como una búsqueda estética y expresiva. Sigo buscando…

Julia nació en Montevideo, Uruguay, hoy agregamos un país más a nuestra larga lista de fotógrafos por el mundo, y en esta ocasión traemos a una amante de la fotografía callejera, la cual aplica sus conocimiento de antropología en la búsqueda de la belleza en situaciones cotidianas de la vida de una persona, el tema es saber observar.

jime

– Me gusta mucho la fotografía de calle, la street photography y también los paisajes. La fotografía de calle requiere mucha observación, estar consciente de lo que sucede alrdedor de uno. Y es difícil porque uno cuando anda por la calle asume lo cotidiano como una » normalidad» a la que no le presta atención. Uno camina, mira sin ver, pasa de largo sin prestar atención. Pero en la vida suceden cosas extraordinarias, instantes mágicos y situaciones únicas e irrepetibles. Cuando empezas a mirar, a detenerte en los detalles, en poder ver lo cotidiano con otra mirada, te sorprendes. La vida está llena de pequeños acontecimientos extraordinarios. Tal vez esa mirada se la debo a la formación antropológica y desde allí encuentro inspiración.

¿En qué estás en estos días? ¿Cuáles son tus proyectos fotográficos?

En este momento estoy trabajando en dos proyectos. Uno es acerca de Moldavia, ex Urss, proyecto que comencé hace tres años cuando realicé mi trabajo de campo para graduarme en Antropología y que será parte de mi tesis. Este año finalizo la tesis y el proyecto fotográfico también que me gustaría exponer y publicar. Es sobre la identidad cultural de un pueblo tan peculiar, forjado entre guerras, disputado por húngaros, rumanos, ucranianos, turcos y que, actualmente, continúa sufriendo el proceso de descolonización después del comunismo y de haber pertenecido a la Urss.

El otro proyecto es más conceptual, abstracto. Es sobre arquitectura. Líneas, espacios, sombras, luces, ausencias. Mucho más volcado a la forma y a la composición, más formalista. Un desafío para mi la búsqueda de otros elementos dentro del lenguaje visual que comuniquen cosas con el mínimo de información.

¿Con quién has podido trabajar que te haya gustado?

Siempre he trabajado sola. Tal vez porque siempre lo encaré como un hobbie. Pero me gustan los colectivos, así que me gustaría trabajar en un colectivo fotográfico. Creo que eso potencia el trabajo individual, el contraponer ideas, experiencias, compartir trabajos, aprender y experimentar.

¿Cómo encuentras el nivel de la fotografía en tu país?

Bueno. Hay de todo. Hay cosas que me gustan mucho, otras no tanto, otras que me aburren tremendamente ( ojo, lo digo como espectadora!) , y otros que son grandes, capaces de contar, conmover con sus trabajos. Tenemos grandes artistas que han producido grandes trabajos. También hay un circuito fotográfico interesante, basta con mirar la cantidad de exposiciones que hay al año para darse cuenta de la gran producción fotográfica local.

Igualmente es difícil acceder a otro nivel en fotografía, creo que es ese sentido hay menos apoyo que para otras artes. Pocas publicaciones, la gente que es profesional trabaja en varias cosas en smultáneo y es un mercado acotado. Esas son las desventajas de los países pequeños como el Uruguay, los problemas económicos y un mercado pequeño que complica ese crecimiento. Igualmente creo que se está revalorizando la fotografía, tanto como arte como medio documental y eso abre nuevos espacios para los fotógrafos además de generar una cultura de la fotografía.

¿Qué otras pasiones tenes?

Viajar. Amo viajar. Y cuando te digo viajar me refiero a recorrer cualquier lugar, cercano o lejano, pero con ojos de viajero. No importa donde sea. Y con una cámara de acompañante, eso si. Obviamente que mi otra gran pasión es la Antropología. Leer también, y de todo. Sobre todo libros que podemos decir son académicos. ( si, ya se, qué aburrida,ja,ja,ja). Me encantan libros acerca de teoría de la imagen, de la comunicación, etc.

¿Cómo te ves de acá a 5 años?

Mejorando, aprendiendo más cosas, con un trabajo más firme y consolidado. Me encantaría poder unir la antropología y la fotografía, mis dos amores, en una misma actividad. Tal vez trabajando desde la antropología visual o el fotorreportaje etnográfico. Por ese lado me encantaría ir. Pero quien sabe qué sorpresas me traerán esos cinco años!

Consejo para el que comienza:

Que observen mucho, que miren mucho cine, fotografía, que lean acerca de arte y pintura, que eduquen la mirada. Que ensayen, que no teman equivocarse. Que experimenten. Pero sobre todo, que no dejen de soñar, de fantasear. La técnica se aprende. Hay cursos, escuelas, manuales, tutoriales. Pero a imaginar no te puede enseñar nadie. Y lo que me parece que nos estamos olvidando en el siglo XXI es de imaginar, de crear más, tener cosas que decir. Eso si implica un esfuerzo y me parece que allí empieza a delinearse el fotógrafo de quien saca fotos porque tiene acceso a una cámara.

Hay una hipervisualidad, un bombardeo de imágenes permanente. Se han democratizado los medios para producir imágenes, ya no son solo para la elite. Pero las imágenes pasan de largo con la misma velocidad con que se producen. Hay pocas fotgrafías que nos dejan algo una vez que las vemos. Creo que es porque pocas imágenes tienen algo que decir, una historia que contar. Es que nos olvidamos de que una imagen es una idea, un concepto, un relato. Entonces, para decir algo, debemos pensar, sentir, crear. Trabajen en sus conceptos, después van experimentando lo técnico.

La fotografía es un lenguaje. Y un lenguaje se usa para comunicar. Por lo tanto creo que lo más importante es eso, lo que se quiere decir, lo que se quiere comunicar. Al contrario de McLuhan, yo no creo en eso de que el medio sea el mensaje. Creo que el medio es el medio, nada más. El mensaje está en otro lugar. Si no hay mensaje, si no hay nada que decir, seguramente esa imagen no trascienda. Es lo que pasa a menudo.

Por eso le diría a quienes empiezan que es más importante eso, tener algo que decir, algo que contar. La técnica te va ayudando a construir ese relato. Pero creo que la fotografía es más que técnicas y cámaras; sigue siendo una herramienta expresiva, es emoción, es relato, es arte.

Galería de Jimena Mendez

Post relacionados

Si te gustó este post, déjanos tu comentario que nos encanta leerlos!

« »