Mujeres que inspiran: Simone de Beauvoir

Ene 20 • Arte y Fotografía, Destacado, Portada, Vos • 837 Views • No hay comentarios en Mujeres que inspiran: Simone de Beauvoir

perfil nuevoPor “Paloma Gimenez”@PalomaGimenez


La llegada del nuevo año trajo un torrente de inspiración aún mayor que el del año anterior. Las vacaciones son placenteras, de desconexión total: el mar; la montaña; las sierras y los ríos son los destinos que la mayoría elegimos para descansar de todo aunque sea una semana, llenarnos de energía y volver con todo al ruedo y la bogaren del 2016.

“Año nuevo, vida nueva” dice el histórico dicho, en mi caso lo de “vida nueva “ yo lo modificaría porque la vida es una sola y todos los días nos da la posibilidad de tomar decisiones para cambiar el rumbo de hacia dónde vamos, prefiero entonces decir “año nuevo, pagina nueva “. Pero luego de tanto descanso, de la desconexión total ¿No les sucede que no ven la hora de retomar sus actividades para liberar todas aquellas ideas nuevas que el descanso les trajo?. Eso me sucedió a mí, esta es mi primer edición de mi “página nueva” y se llama Mujeres que inspiran.

Un 9 de enero de 1908, en la mítica ciudad de las luces, nació un personaje femenino que tal vez no es el más popular de todos pero su importancia y sus obras fueron abanderadas de un movimiento cultural que cambio la realidad y la visión del mundo de aquel entonces y que es el producto del mundo actual. Simone de Beauvoir fue una filosofa, ensayista y profesora francesa. Hace tres años atrás conocí su poético nombre porque me enseñaron que esta increíble mujer había sido la “fiel compañera de vida de Jean Paul Sartre” (este tal vez sea un personaje más popular por ser el mayor exponente del existencialismo y ganador de un premio Nobel del cual se negó a recibir), pero esta etiqueta le quedo muy chica cuando tuve la oportunidad de conocerla de la manera más íntima y hermosa que hay: leyendo sus obras. Comencé entonces  con el aclamado y conocidísimo “El Segundo Sexo”, un éxito rotundo de ventas por el año 1949 que desde entonces se lo considera como la guía filosófica del feminismo. Esta obra nace a partir de la pregunta que se hacen de Beauvoir y Sartre :

¿Qué es ser mujer?

Y a partir de ello se escribe un profundo ensayo donde se abordan explicaciones actuales que viven las mujeres tratando de darle respuesta y sentido a todo lo que nos sucede. El Segundo Sexo utiliza los conceptos existencialistas para indagar acerca de la vida de la mitad de la humanidad.

La teoría principal que sostiene Simone es que “la mujer”, o más exactamente lo que entendemos por mujer, es un producto cultural que se ha construido socialmente. La mujer se ha definido a lo largo de la historia siempre respecto a algo: como madre, esposa, hija, hermana… Así pues, la principal tarea de la mujer es reconquistar su propia identidad específica y desde sus propios criterios. Muchas de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino de cómo han sido educadas y socializadas. La hipótesis que sostiene entonces se convirtió en tal vez la frase más célebre de la década del 60 “Mujer no se nace, se hace: La mujer (al igual que el hombre) es la pura construcción se sus hechos. No por el hecho de nacer con el órgano sexual femenino nos da derecho a llamarnos mujer sino que debemos ser merecedoras de ese derecho”.

012_jean-paul-sartre-et-simone-de-beauvoir_theredlist

Durante la Segunda Guerra Mundial se radicó en la París tomada por los nazis junto a Sartre y allí escribió su primer novela “La Invitada”, la siguieron “La sangre de los otros” y luego su obra literaria más importante “Los Mandarines”. Pero sus ideas existencialistas, de las cuales destaca que cada uno somos responsables de nosotros mismos, se plasman en una serie de cuatro obras autobiográficas: Memorias de Una Joven de Buena Familia; Final de Cuentas; La Vejez y La Ceremonia del Adiós. Sus obras ofrecen una visión sumamente reveladora de su vida y su tiempo.

Tal vez la mayor controversia de su vida fue su compleja relación con Sartre, nunca quisieron etiquetas sobre el vínculo de amor y compañerismo profundo que los unía. Pactaron terminar su vida juntos y siempre acompañarse, pero a su vez tenían una relación totalmente abierta a otros compañeros sexuales y también a la bisexualidad (en el caso de Simone). En el año 1931 Sartre le propuso matrimonio a raíz de que se debían separar por sus trabajos pero ella no aceptó. Sobre esto habla y explica su visión en el libro La fuerza de las cosas:

  “Tengo que decir que no pensé en aceptar aquella propuesta ni un segundo. El matrimonio multiplica por dos las obligaciones familiares y todas las faenas sociales. Al modificar nuestras relaciones con los demás, habría alterado fatalmente las que existían entre nosotros dos. El afán de preservar mi propia independencia no pesó mucho en mi decisión; me habría parecido artificial buscar en la ausencia una libertad que, con toda sinceridad, solamente podía encontrar en mi cabeza y en mi corazón”.

La relación abierta entre Sartre, Olga Kosakiewitcz (una de sus alumnas del Liceo de Ruán) y ella misma le sirvieron de inspiración para escribir La Invitada (1943) utilizando personajes ficticios. Fue un éxito editorial inmediato que la llevó a ser suspendida en junio de 1943 de la Educación Nacional, tras la presentación de una denuncia por incitación a la perversión de personas menores en diciembre de 1941 por la madre de Nathalie Sorokine, una de sus alumnas.

Jean Paul Sartre muere en 1980, tras ello publicó en 1981 La ceremonia del adiós, donde relató los diez últimos años de vida de su compañero sentimental: los detalles médicos e íntimos de la vida del filósofo. Concluye La Ceremonia del adiós con la frase siguiente:

“Su muerte nos separa. Mi muerte no nos reunirá. Así es; ya es demasiado bello que nuestras vidas hayan podido juntarse durante tanto tiempo”.

El 14 de abril de 1986 fallece en París acompañada de su hija adoptiva. Se la enterró en el cementerio de Montparnasse de la capital francesa, en la división 20, al lado de Sartre.

Esta mujer tiene mi admiración por completo y hasta en ciertos puntos llego a identificarme. Su visión como mujer se ve reflejada en el papel que cumple su madre como esposa y en el ferviente deseo de su padre de que ella no debería haber sido mujer sino varón, y sobre todo en el hecho que en su niñez le implantaron la idea de que “había nacido con la mente de un hombre” .

¿Te animás a conocerla leyendo sus obras?

Post relacionados

Si te gustó este post, déjanos tu comentario que nos encanta leerlos!

« »