Placer femenino, affaire más allá de lo evidente | Historias de Sexo por Zazasex

Ene 9 • Destacado, Portada, zazasex • 1665 Views • No hay comentarios en Placer femenino, affaire más allá de lo evidente | Historias de Sexo por Zazasex

ZAZASEX_LOGO-05@juanibesa via @zazasexmag – zazasex.com/ Historias de Sexo


Mucho se ha hablado últimamente del tema de la eyaculación femenina, de hecho recientemente en zazasex hemos estado publicando noticias al respecto; cada vez hay más estudios, opiniones y polémicas a cerca de este tema y como se ha menospreciado frente a la eyaculación masculina y también se ha especulado mucho a cerca del concepto subyacente: la relación entre la eyaculación y el placer, obvia y evidente. Sin ánimos de polemizar en las características de este proceso biológico y cómo funciona, porque no es el tema ahora y además porque me parece que cómo muchos otros procesos biológicos y cotidianos involucrados en los conceptos de género y sexo, es profundamente injusto y uneven con las mujeres: como la cera desde los trece años y en partes tan invasivas como dolorosas, no poder orinar paradas y hacer una parada en pitts en dónde nos agarre el afán, los dolores y molestias del parto, los cólicos que son apenas un fino detalle de coquetería frente al genio que nos tenemos que aguantar por esos días – créanme cuando les digo que aunque pareciera lo contrario, las primeras y principales víctimas de los cambios de ánimo feroces somos nosotras mismas- y además, ahora está la diferencia en este concepto de la eyaculación: no todas las mujeres tienen las glándulas que producen la eyaculación femenina y aún si las tienen, deben estimularlas y practicar para poderla alcanzar y no es un proceso automático y natural cómo en los hombres, quienes eyaculan mecánicamente sin tener que detenerse a pensar si lo están haciendo bien o mal y a menos que tengan un problema previamente establecido o algún tipo de patología –bien sea, física, sicológica o las dos- nunca tienen que practicar, perfeccionar la técnica o conocerse y auto explorarse para lograrlo, así que fácilmente podemos concluir que ganan también los hombres por este lado ¿o no?

Ahí si como dice Aurelia… “¡debí haber nacido hombre!”

12

La eyaculación femenina existe, no es un mito, las mujeres que la han experimentado alcanzan mejores y mayores placeres, la relación es más satisfactoria desde muchos puntos de vista e incluso, la mayoría de los hombres dicen haber alcanzado (y visto alcanzar) éxtasis variados y deliciosos con las mujeres que tienen la posibilidad de lograrlo. Pero el tema va más allá de si todas las mujeres pueden o no, o si han eyaculado alguna vez, tanto hombres cómo mujeres nos hemos vuelto tan laxos con esto – escudándonos en la ignorancia en el tema o la novedad del mismo- que nos volvemos permisivos y flexibles con el placer femenino.

En los hombres es evidente y por lo tanto, es innegable cuándo alcanzaron el clímax y llegaron al máximo placer posible de la relación, no hay duda si llegaron o no porque el reguero y el estado de agotamiento máximo en el que sucumben milésimas de segundos después así lo comprueban y lo corroboran pero en las mujeres el asunto no es tan sencillo primero porque son pocas las que lo manifiestan, segundo porque el aviso es mucho menos notorio y escandaloso y tercero porque muchas mujeres tienen la ventaja/desventaja –Les doy mi palabra de Scout en este aspecto también, que no siempre es una ventaja y menos cuando los hombres quedan fundidos y uno muchas veces queda tan iniciado que le provocaría enchufarse a la toma de la pared- de que pueden ser multi orgásmicas y por lo tanto, no es tan fácil fundirlas ni que el cansancio sea un síntoma inequívoco de que en efecto, sí hubo placer amplio y suficiente.

010

Así, como el placer femenino no es para nada evidente, nos volvemos permisivos y por qué no decirlo, mediocres en las relaciones de pareja en cuanto al compromiso mutuo de placer, disfrute, éxtasis y orgasmos reales en la cama y en esto somos igualmente culpables hombres cómo mujeres, no hay a quién salvar. En este bote si es todos en el piso o todos en la cama. Y la segunda suena mejor, ¿no creen?

15

Ustedes chicos, para comenzar, al no haber una evidencia explícita de si hubo o no clímax, en muchas ocasiones se conforman sólo con preguntar si llegamos y con eso sienten que ya bajaron bandera y cumplieron muy bien con su tarea. Esto en el caso en que siquiera pregunten, porque aunque no entiendo cómo, todavía hay muchos trogloditas que no lo hacen y creen que una vez estuvo el reguero suyo, marcaron territorio eso sí y antes que nada y descansaron, la faena acabó por ahora. Pues les cuento, señores, que hay muchas maneras de darse cuenta si una mujer llegó o no además de las evidentes – que ya sabemos que no son fiables-, si se toman el trabajo de observar con cuidado, notarán que hay muchos factores que les indican si somos el nuevo reemplazo de Charlize Theron o si por el contrario estamos Into it and Into you, los más rigurosos observadores afirman que incluso en la temperatura corporal se puede notar, yo no voy tan allá porque creo que lo importante es que se concentren en disfrutar y hacernos disfrutar, pero sí les digo que el sólo entusiasmo que le ponemos a la vaina, normalmente les deja una clara idea de lo que está pasando, además les boto un tip que aunque evidente, pareciera olvidárseles con frecuencia: si estamos en lo que estamos y lo estamos disfrutando, normalmente queremos seguir y disfrutar y no sólo acabar ya, ya, ya… Por el contrario,

¡queremos más, más, máaaasss!

Nosotras, chicas, no somos menos culpables ni esto se trata de un debate sexista de por qué los hombres se aprovechan sexualmente de nosotros porque además recuerden que no hay verdugo sin víctima y si este o cualquier hombre les hacen esto o lo otro que a ustedes no les gusta, si se sienten abusadas o que no son tenidas en cuenta, es porque ustedes, si óigase bien ustedes, o mejor dicho, nosotras nos dejamos y lo permitimos. También nos hemos ido aprovechando a lo largo de la historia de que nuestro closure no es evidente para engañar a los hombres y lo más importante, engañarnos a nosotras mismas y la buena comunicación en nuestra vida íntima y de pareja al fingir que ya llegamos y que lo estamos disfrutando “profundamente” con tal de acabar y en muchos casos, quitarnos el problemita de encima. ¿A quiénes creemos que engañamos, niñas? ¿Será que los estamos engañando sólo a ellos o además nos estamos restringiendo a nosotras mismas la posibilidad de disfrutar, experimentar y motivarnos a llevarnos a nuestros propios límites para saber lo que nos gusta? No se, sólo les dejo la inquietud, al final ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué disfrutemos y que nos quede gustando? Pues vamos, ¡que maravilla!

14

En conclusión, me parece que cualquier ejercicio o práctica que abogue por encontrar diversos y variados y sobre todo mutuos placeres sexuales debe ser siempre muy bienvenida en la dinámica de las parejas y las relaciones y si la eyaculación femenina, su conocimiento y estimulación son una herramienta para lograrlo – Que según los estudios científicos en realidad lo es porque aumenta para ambos, hombres y mujeres, el placer multi orgásmico logrando niveles alucinantes en cada orgasmo para las mujeres y por lo tanto, generando mayor placer en los hombres quienes gozan viendo gozar a la mujer con la que están- será siempre muy bienvenido el debate, el conocimiento sobre el tema y las prácticas que la incentiven. ¿Quién no se quiere venir una y otra y otra vez?

Ya saben, mujeres, la tarea es informarse del tema, leer, consultar y aprender y hombres, además de ayudarnos en la investigación lo más importante es que recuerden que porque nuestro placer sea menos evidente no quiere decir por ningún motivo, que sea menos importante o que esté menos presente.

Entonces, no les dé pena pedir lo que les gusta, y hacer que las complazcan, después de todo, bastantes cosas hacemos nosotras, también por asegurarnos de que ellos se corran como nunca.

Post relacionados

Si te gustó este post, déjanos tu comentario que nos encanta leerlos!

« »