¿Querés saber qué elegir a la hora de tomar un Vino Blanco Dulce, Champagne o Gasificado?

Jul 27 • Destacado, Destacados centrales, Portada, Vinos y Cultura • 3509 Views • No hay comentarios en ¿Querés saber qué elegir a la hora de tomar un Vino Blanco Dulce, Champagne o Gasificado?

Es común hoy en día salir a tomar algo y está más de moda aún, tomar algún vino blanco dulce, ya sea natural o cosecha tardía, o tal vez pedir algo más complejo como puede ser un espumante, comúnmente conocido como “Champagne” o un vino gasificado y es justo a la hora de pedir cuando se abre el abanico de posibilidades.

En esta nota, voy a contarte cuáles son las diferencias entre este tipo de bebidas, que descienden de la misma materia prima pero con procesos diferentes. Para que a la hora de elegir, sepas qué estás tomando y por qué la diferencia en precios y sabores.

Comenzamos con los blancos o rosados dulces:

En este grupo, nos encontramos con tres subdivisiones, el “dulce natural, endulzado y el cosecha tardía”

Dulce natural:

Es un vino al cual se le corto la fermentación antes de que este proceso acabe con todo el azúcar disponible en el mosto y lo convierta en alcohol. Esto da como resultado un vino de baja graduación alcohólica y una cierta cantidad de azúcar final, cantidad que decide el enólogo en base al producto que desea lograr.

Endulzado:

En este caso se trata de un vino totalmente fermentado cuyas propiedades brindan otros aromas y sabores propias de un vino terminado, que evolucionaron. A este vino se le hace un agregado de mosto natural concentrado de uva, el cual tiene una gran concentración de azúcares, hasta lograr el dulzor que se desea, el producto final se asemeja al dulce natural, pero sus aromas y sabores son algo diferentes.

Cosecha tardía:

Este producto, es elaborado a partir de uvas sobre maduras, esto quiere decir que tienen altos contenidos de azúcar, son uvas que casi son pasas. El proceso de elaboración es igual al de un vino seco (sin azúcar), pero en este caso lo que sucede es que las levaduras responsables de consumir el azúcar para transformarlo en alcohol, sufren un auto inhibición. ¿Qué significa esto? Las levaduras como otros microorganismos tienen una capacidad de soportar el alcohol, que ya sabemos es esterilizante por naturaleza, pero no son inmunes a este, por lo que ellas comienzan su proceso de transformar el azúcar en alcohol pero sólo lo hacen hasta que este mismo alcohol las mata o inhibe, dejando así un resto de azúcar sin fermentar, lo que hace que el producto final sea un vino de mayor graduación alcohólica y muy dulce.

Rosado:

Es un producto elaborado generalmente a partir de vino tinto, el proceso concluye cortando la maceración del mosto, (proceso de transmisión de color proveniente de la piel de la uva hacia el mosto), separando el hollejo (parte solida), del mosto (parte liquida), para luego continuar con la fermentación. Dependiendo de la cantidad de azúcar de este mosto rosado y del proceso a seguir, obtendremos un vino rosado seco o dulce, al igual que expliqué en el caso del vino blanco.

Champangne o gasificado… esa es la cuestión:

El champangne:

Es una bebida elaborada a base de un vino ya terminado, a la cual se le agrega azúcar y se la hace fermentar nuevamente. Dependiendo de la cantidad de azúcar que se agregue y de la capacidad fermentativa de las levaduras (cuanto alcohol soportan), es el tipo de champangne que vamos a obtener, separándolos en 5 clases:

Brut Nature: Sin adición de azúcar (a partir de vino dulce).

Extra Brut: Hasta 6 gramos de azúcar por litro.

Brut: Hasta 15 gramos de azúcar por litro.

Demi Sec: entre 33 y 35 gramos de azúcar por litro.

Dulce: más de 50 gramos de azúcar por litro.

Por lo cual, si sos de los que no toman champangne, al no ser que sea dulce, vas a tener que mirar la etiqueta antes y fijarte cual es la cantidad de azúcar que contiene.

Vino Gasificado:

El consumo de este ha crecido notablemente, por su costo y por su sabor. Se trata de un vino dulce común y corriente, que ha sido sometido a una muy baja temperatura (al rededor de -2°) y se le ha incorporado gas carbónico, este proceso es similar al de la soda. Dando como resultado una bebida denominada “gasificada”. Su sabor no se altera ya que el gas carbónico es inerte y no aporta ni extrae propiedades, pero si le da ese frescor propio del gasificado.

En conclusión:

Cuando llegue la hora de refrescarte y deleitarte con un buen vino, no te olvides de mirar la contra etiqueta, donde encontraras los datos suficientes para saber cual fue el proceso de elaboración que recibió esa bebida, y podrás afinar la puntería sabiendo cual es tu proceso preferido.

Salud.

Post relacionados

Si te gustó este post, déjanos tu comentario que nos encanta leerlos!

« »